El mundo de las criptomonedas, como muchos ya sabréis, está revolucionando la forma en la que invertimos, depositamos y utilizamos el dinero. Posibilitan la transferencia de valores en línea sin la necesidad de un intermediario, como un banco, lo que permite que los valores se transfieran en todo el mundo casi al instante.  Por lo general, las autoridades centrales no emiten ni controlan criptomonedas, no hay ningún banco o gobierno involucrado, y cualquier persona que quiera participar puede hacerlo.  

Entonces, si ninguna empresa, país o tercero tiene control sobre ellas, ¿quién controla este mercado?, ¿a qué nos exponemos? 

¿Qué riesgos supone el mundo de las criptomonedas?  

  • Falta de transparencia sobre las identidades de los emisores y planes de negocio subyacentes. 
  • No están ligadas a una institución financiera o a un gobierno. 
  • Están disponibles sin importar en qué parte del mundo se encuentre o qué les ocurra a los intermediarios principales del sistema financiero mundial. 
  • No existe un tercero que verifique la transacción, como un banco. 
  • Posibilidad de perder la inversión realizada, ya que su cotización no se encuentra regulada por organismos capacitados para ello.  
  • Aseguran pagos entre personas que no se conocen. 
  • Falta de regulación del proceso de cotización y de compraventa de activos, ya que no se encuentra regulada por organismos capacitados para ello. 
  • Falta de garantías legales mínimas, lo que significa que un inversor en este tipo de activos puede ver que, de un día para otro, toda su inversión valga cero. 

Esto expone a consumidores e inversores a un riesgo importante, incluida la posibilidad de que este tipo de activos sean una vía para el blanqueo de capitales, ya que, al no existir regulación alguna, es materialmente sencillo blanquear dinero, lo que supone dejar sin efectividad todas las políticas de prevención contra el blanqueo de capitales que se encuentran en vigor en la actualidad. 

El 5 de enero, la plataforma de criptomonedas Coinbase acuerda pagar una multa de 50 millones de dólares al Estado de Nueva York por falta de controles contra el blanqueo de capitales.  

¿Qué ha llevado a Coinbase a pagar una multa de tantos millones? 

La plataforma de criptomonedas ha infringido rotundamente la ley bancaria estatal y la normativa sobre monedas virtuales, transmisores de dinero, supervisión de transacciones y ciberseguridad. Según parece, esos fallos hicieron que la plataforma Coinbase fuera muy sensible y vulnerable a conductas delictivas graves, incluidos entre otros, el fraude y posible blanqueo de capitales. 

¿Por qué Coinbase va a invertir otros 50 millones a mejorar sus sistemas de cumplimiento normativo? 

Además de la sanción, Coinbase, consciente de la importancia de tener un sistema de cumplimiento normativo y de prevención de blanqueo óptimo, ha acordado invertir 50 millones de dólares adicionales durante los próximos dos años para corregir y mejorar su programa de cumplimiento, normativo de conformidad con un plan aprobado por el Departamento de Servicios Financieros del Estado de Nueva York (DFS). 

Desde 2017, cuando el DFS autorizó la actividad de Coinbase y, tras un examen y posterior investigación, esta plataforma no era adecuada y no cumplía con su programa de cumplimiento, entre otras razones, porque: 

  • No cumplía con la ley de secreto bancario y con el lavado de dinero. 
  • Falta de controles sobre la identidad de los clientes, la supervisión de las transacciones, los informes de actividades sospechosas y el cumplimiento de las sanciones. 

Los principales problemas de Coinbase a nivel de cumplimiento normativo fueron: 

  • Obligaciones de diligencia debida invisibles. Trataba los requisitos de registro de nuevos clientes como un simple ejercicio de marcar casillas y no aplicaba medidas de diligencia debida. 
  • Sistema de supervisión colapsado. Era incapaz de seguir el ritmo de crecimiento del volumen de alertas generadas por su sistema de supervisión, lo que dio lugar a una acumulación significativa y creciente de más de 100.000 alertas de seguimiento de transacciones sin revisar. 
  • Falta de identificación y comunicación de actividades sospechosas. Como las alertas se acumulaban y llegó un punto que ni siquiera se investigaban, Coinbase no informó diligentemente de las actividades sospechosas de blanqueo de capitales, tal y como exige la ley. 

Fracaso absoluto en su programa de cumplimiento y prevención de blanqueo de capitales

Coinbase no logró construir ni mantener un programa de cumplimiento que fuera capaz de seguir el ritmo de su crecimiento, ni detectar las múltiples operaciones sospechosas de blanqueo de capitales. Este fracaso expuso a la plataforma a posibles actividades delictivas que requirieron medidas inmediatas.  

Desde KEY AUDITORS compartimos la visión del regulador sobre la necesidad de controlar y supervisar estas vías tan sencillas para el blanqueo de capitales, así como la importancia de la realización de auditorías en materia de PBCFT, pues mediante la revisión de las políticas y procedimientos internos de diligencia debida se puede asegurar y garantizar un mayor cumplimiento y evitar sanciones como la de Coinbase. 

En KEY AUDITORS, como primera empresa acreditada por ENAC para la realización de exámenes de experto externo de PBCFT reunimos los anteriores aspectos y aportamos un valor añadido al realizar las auditorías externas a los sujetos obligados. 

Fuente artículo original:  

https://elpais.com/economia/2023-01-04/coinbase-pacta-pagar-una-multa-de-50-millones-de-dolares-por-la-falta-de-controles-contra-el-blanqueo.html

Agendar Llamada